Frases para mi amor, Ana XVII

 

 

Tu delicado semblante es la presencia más deseable para mi.

Adoro oírte decir, ya te digo, aunque me gustaría más, ya te amo.

Puede que no estemos uno tan lejos del otro, siempre vemos la misma Luna.

Me encantaría que me llamaras de madrugada, me dijeras perdona, pero es que necesitaba oír tu voz.

Porque tengo la sensación de haberte perdido si en realidad nunca te he tenido.

Eres el mejor motivo que tengo por vivir.

Aunque te quisiera olvidar no podría, me mentiría a mi mismo.

Tus ojos verdes son un lago y mis ojos marrones la montaña que mira con amor tus tranquilas aguas.

En mi ultimo suspiro de vida y ya sin aliento, mis ultimas palabras serán, te quiero.

Mi fuego interior arde en deseos de tenerte, no pienso sofocar ni una llama.

Quiero acariciar tus manos para que nuestra energía fluya hasta nuestros corazones.

Que es lo que más quiero, que me quiera quien yo quiero.

Sigo esperando haber que me depara el destino con esto que siento por ti

Cuando llega una noche en la que no puedo conciliar el sueño, no cuento estrellas, cuento contigo.

Siempre pienso en ti; antes, durante y después de dormir.

Ya se que la vida que nos ha tocado vivir no es perfecta, pero a tu lado hay momentos perfectos.

Aunque el camino que tenga que recorrer sea largo, espero al final encontrarte.