Quiero tenerte

 

 

Quiero conseguir tu amor, no a cualquier precio ni de cualquier forma, sino con pequeños gestos que te procuren paz y sosiego, felicidad y alegría, emoción y cariño, quiero conquistar tu corazón para que me pertenezca, se funda con el mío y solo sea un órgano de pasión en el que nuestra felicidad sea completa. Quiero liberar la luz del deseo que perdura en mi alma por ti, que alcance tu ser e inunde de placer tus momentos de abatimiento, que te llene de dicha y gratifique cada momento de tu vida, los haga únicos y maravillosos para que perduren eternamente en tus recuerdos. Quiero pertenecerte, como pertenece la luz al Sol o las estrellas al firmamento, como pertenece el color verde a tus ojos y tu generosidad lo ha compartido para aportar la belleza a la naturaleza en las flores, plantas y árboles, proporcionándoles la fuerza e intensidad que poseen tus miradas. Quiero estar a tu lado para llenar todos mis recuerdos de tu presencia, de tu fragancia, de tu felicidad eterna y de tu amor verdadero, por pequeños e insignificantes que puedan ser, almacenarlos para poder recordarlos en los momentos que no este junto a ti, y que los malos pensamientos, esas palabras incoherentes sin voz propia que flotan en el subconsciente para martirizarnos de mil formas horripilantes desaparezcan cuando no te tengo a mi lado.

Quisiera congelar el tiempo cuando estoy a tu lado para convertir esos instantes en momentos eternos de felicidad absoluta, poder pertenecerte indefinidamente en mi corazón, retener cada uno de tus gestos y palabras en mis recuerdos para no olvidarlos jamas, sentir como tu calor reconforta mi presencia y me envuelve en una cálida brisa de placer donde todos los sentimientos y emociones escapan a mi control amándonos de forma interminable.

Ahora solo tengo como aliado las palabras y la mente para formar frases coherentes que describan los sentimientos que siento hacia ti; mi profundo amor hacia tu persona; mis deseos de tenerte en mis brazos y poseer tu cuerpo, acariciar tu piel, sentir tu calor, besar tus labios y colmarte de placer; y los sueños que cada noche me traen tu recuerdo, tu presencia intemporal que me llena de bienestar, evocando tu imagen en una mezcla de fugaces sucesos sin lógica alguna, pero permitiéndome estar a tu lado, junto a ti, en tu presencia, casi como si se tratara de la realidad más absoluta y autentica, una droga mágica de nuestro cerebro que juega con los recuerdos que almacena, a veces jugándonos malas pasadas con terroríficas pesadillas, y otras llenando mis noches con tu presencia, aportando paz, sosiego, tranquilidad, felicidad y esperanza.