Victoria, una madre, una hermana, una amiga.

 

Victoria, una madre, una hermana, una amiga.

 

Echaremos de menos tu alegría,
aunque allí donde ahora estas,
seguro que harás feliz a la mayoría.

Tu presencia nos faltara cada día,
pero en nuestros corazones permanecerás,
el resto de nuestros días.

El amor y la felicidad que distes,
será recompensa a tu gratitud,
en estos momentos tristes.

Una porción de tu vida,
sobrevive en cada uno de nosotros,
con recuerdos, anécdotas y alegría indefinida.

El llanto y la pena de tu ausencia,
darán paso más pronto que tarde,
a esos increíbles momentos de vehemencia.

Tu perdida es irreparable,
pues no hay nadie como tu,
aunque tus recuerdos serán imborrables.

El dolor que nos deja tu perdida,
será reemplazado por tus recuerdos,
una imagen realmente esplèndida.

Ilumina nuestro camino en la distancia,
serás siempre nuestro recuerdo y guía,
que nos volverá a unir un día en la misma estancia.