Frases para mi amor, Ana (LXVIII). Tu voz suena como la de un ángel.

 

Frases para mi amor, Ana (LXVIII). Tu voz suena como la de un ángel.

 

Tu llamada de hoy ha sido probablemente el mejor momento del ultimo mes.

Mi corazón solo sigue latiendo por ti.

Hay que ver lo que me gusta escuchar tu voz, pasaría horas y días enteros escuchándote.

La inmensidad radica en tener solo aquello que verdaderamente amas.

Si junto amor y pensamiento, obtengo siempre tu nombre.

Eres lo más dulce que este mundo ha producido.

Quiero recibir una lluvia de tus besos y caricias para reconfortarnos mutuamente.

Impresionante, seria ir juntos de la mano por la vida.

Eres mi pensamiento mil trescientos cuarenta y cinco del día de hoy, los otros mil trescientos cuarenta y cuatro también han sido para ti, y aun no ha terminado el día.

Las mariposas de mi estomago hace tiempo que abandonaron su estancia.

Sueño con tener un lugar junto a ti todos los días de mi vida.

Mi lucha diaria es por tenerte entre mis brazos.

Dicen que el tiempo lo borra todo, maldito tiempo que hará perder mis mayores recuerdos por ti.

No se sí eres mi princesa, pero si eres mi cuento de hadas.

Pintaría corazones en el cielo para demostrar lo mucho que te quiero.

La vida nos da y la vida nos quita, pero siempre nos quedara el amor y los recuerdos de las personas amadas.

En un mundo imperfecto, el amor puede llegar a rozar la perfección.

La lujuria y la pasión serian nuestras compañeras diarias, si juntáramos nuestras almas.

En los momentos de debilidad, el recuerdo de tu imagen reanima mis esperanzas.

Cada destino en la vida va ligado inexorablemente a todos nuestros actos.

Vivimos momentos de tristeza y desolación, aunque debemos de mantener nuestra fortaleza, precisamente por los que nos dejaron.

Sin ti solo soy pensamientos vacíos que no llevan a ninguna parte.

El amor es la suma de dos mitades que lo dan todo por estar unidos.

Albergar esperanza es la única sensación que nos permite seguir nuestro camino diario.

Tu belleza es la forma perfecta de tu figura e inteligencia.

Busco tu compañía en estos tiempos de tristeza, ya no por reconfortar mi amor, sino por aliviar tu pena.