Frases para mi amor, Ana (LXX). La vida solo es vida si estoy a tu lado.

 

Frases para mi amor, Ana (LXX). La vida solo es vida si estoy a tu lado.

 

Tanto a la luz del día como a la luz de las velas, tu hermosura es única.

Justamente ahora necesito desesperadamente un sencillo beso tuyo.

Comprender que nunca pueda tenerte, es una terrible desesperación diaria.

Lo único que quiero de la vida es tu sencillo amor.

Son tus ojos verdes dos lindas estrellas que brillan con luz propia.

Recuerdo como si fuera hoy mismo, aquella tarde en la que nos conocimos.

Puede que nunca lo sepa, pero me gustaría saber que te decía Victoria sobre mi.

Se que conocerte fue una de las experiencias más cautivadoras de mi existencia.

Nunca podría llegar a ser feliz sin tener tu amor.

Es la hora perfecta para recibir un cálido beso de tus labios.

Si tuviera que elegir una palabra para describirte, esa palabra seria impresionante.

Hay tres palabras que me encanta oírte pronunciar, “ya te digo”.

Se que Victoria era la persona más importante en tu vida, y que jamas nadie podrá ocupar su vacío.

Quiero darte mi amor, no para reemplazar a nadie, sino para compartir tu vida.

Es una pena que los deseos pocas veces se cumplan, viviríamos en un mundo lleno de felicidad.

Nos falta sabiduría para poder elegir nuestro mejor destino, aunque el amor lo puede compensar todo.

Cuando muera quiero tener junto a mi tu nombre, es lo único que echare en falta.

Somos átomos fabricados en el interior de estrellas que brillan con luz propia.

La verdadera desgracia en la vida es no haber sentido jamás el amor.

Probablemente abandone este mundo sin poder compartir mi amor contigo, pero no te querré menos por eso.

Quiero por encima de todo, tu autentica felicidad.

Solo el amor nos podrá llevar a tener una vida completa.

Nos arrepentimos de cosas que hemos hecho, cuando la mayoría deberíamos de arrepentirnos de aquello que no hemos hecho.

Quiero tener tu amor por encima de cualquier otra cosa.

Comparto el sufrimiento por tu desesperación y pena, ojalá existiera una forma de mitigar todo ese dolor.

Nos enfrentamos a una vida pintada con brocha gorda que debemos pulir con los matices de un fino pincel.