Frases para mi amor, Ana (LXXVIII). La capacidad de amar.

 

Frases para mi amor, Ana (LXXVIII). La capacidad de amar.

 

La perseverancia nos hará alcanzar nuestras metas.

Cambio vida insignificante por un momento junto a tus labios.

Los latidos de mi corazón se aceleran, y no sin razón, ante tu presencia.

Somos dos mundos con nuestras diferencias que quieren enlazarse para complementarse.

Todos los momentos a tu lado son experiencias únicas.

Engancharse al amor es seguir un sendero de luz y sombra que llenara tu vida.

La nobleza es la gran virtud que se ve reflejada en tus hermosos ojos verdes.

Un muro infranqueable no tiene que ser forzosamente de piedra, hay muros invisibles que son imposibles de superar.

La amarga medicina de la felicidad es la codicia, el egoísmo, la envidia, la avaricia y la usura.

El camino de la vida nos hace recorrer complicados trazados.

Remar contra corriente no suele llevarnos a ninguna parte.

La ausencia más penosa es aquella que nuestros corazones olvidan apresuradamente.

Un día anubarrado en la vida es como un cielo nublado, con presteza veremos brillar el Sol.

Volar con nuestra imaginación es comprender que lo imposible podrá ser posible.

Las palabras que no se dicen son los hechos las que las demuestran.

Si la Luna reflejara mis emociones, como refleja la luz del Sol, brillaría de esplendor más que cualquier estrella.

Una promesa debería ser un juramento increbrantable que solo la muerte nos detendría cumplir.

La vida,
igual que el amor puede tener mil formas diferentes de presentarse.

No importa las personas que pasen por tu vida, importa la huella que dejan en ella.

Volaría hasta el Sol para alcanzar un rayo mágico de luz que te diera la felicidad eterna.

Si juntáramos nuestras emociones nacería un arcoíris de colores perfecto y exquisito.

Nada ganamos dejándonos caer en un pozo de tristeza y melancolía, solo nuestro olvido y ausencia.

La velocidad de la luz ni se acerca a la celeridad de mi amor por ti.

Una mañana soleada como la de hoy es la mejor medicina para la tristeza.

Si vivo en un mundo de sensaciones es para poder describir tus cualidades.

La inteligencia no es aquello que nos hacer ser mejores, es lo que nos permite hacer un mundo mejor.

No sucumbir a las lamentaciones es fortalecer nuestra alma.

Los asuntos del corazón son las emociones que lubrican nuestras esperanzas.

No todo en la vida son tiernas palabras, hay acciones que ni todas las palabras del mundo podrán reconfortar, sustituir o agradecer.